¿Qué es la cinetosis o el mareo infantil?

La cinetosis son los trastornos producidos en el organismo a causa del movimiento, más comúnmente conocido como, el mareo. Al viajar, son muchas las personas que padecen este problema sobre todo cuando lo hacen a través de un coche, barco, tren o avión. Algunas atracciones de parques temáticos o ferias también pueden ser causa de cinetosis.

El mareo es un problema que resulta ser bastante incómodo ya que además de proporcionarte un mal estar general acompañado de sudores fríos y náuseas puede acabar en vómito.

El mareo infantil suele afectar a los niños que tienen entre 2 y 12 años. Antes de los 2 años el sistema nervioso del ser humano es bastante inmaduro mientras que después de los 12 años la cinetosis suele disminuir.

¿Cómo reconocer los síntomas del mareo en los niños?

Hay cuatro etapas que nos ayudarán a reconocer de forma sencilla si un niño está mareándose:

Etapa del silencio: es muy raro que los niños estén mucho tiempo callados ya que las frases míticas cuando viajamos suelen ser el ¿falta mucho?, ¿cuándo llegaremos?... etc. Es en estos momentos cuando debemos empezar a prestarles especial atención para ver si pueden estar abordando los primeros síntomas del mareo.

Etapa palidez: si están empezando a contraer la cinetosis es muy probable que el color de sus caras vaya experimentando diferentes tonos pálidos, como, por ejemplo, nude, verde agua o tonos ocres.

Una vez aparece la fase de la palidez el ritmo del mareo es muy difícil de disminuir puesto que no se puede cortar fácilmente. Lo mejor es la prevención.

Etapa sudoración: los sudores son muy típicos en fases de mareo por lo que en esta etapa tendríamos que ver gotitas de sudor en su frente o la ropa un poco empapada. Es muy probable también, que, en esta etapa, no tengan la mirada muy clara y en ocasiones la tengan como perdida.

Fase final: si no hemos sido hábiles y no hemos tomado alguna precaución para paliar los síntomas del mareo en alguna de estas etapas es muy probable que el mareo acabe en vómito.

Recomendaciones para evitar el mareo de los niños en el coche

A la hora de viajar, son muchos los niños que se marean y lo pasan relativamente mal. El mareo es una sensación desagradable que hace que tengas molestias por los olores, tengas la necesidad de aire fresco, sientas frío o náuseas y acostumbra a ir acompañado de bostezos o palidez.

Si no quieres que este conjunto de síntomas llegue a marear a tu pequeño te recomendamos que sigas acuradamente esta serie de consejos:

LA COMIDA:
Si tienes previsto realizar un viaje de corta duración es mejor que los niños no coman nada antes. Por otro lado, en viajes de larga duración, la ingesta de comidas ligeras reducirá el riesgo de contraer un mareo. Lo mejor es no darles comidas copiosas ni refrescos con gas o leche antes de salir ya que son alimentos que pueden facilitarles la aparición del mareo.

LOS JUEGOS Y LA MIRADA:
Mirar hacia adelante o hacia objetos lejanos ayuda a prevenir el mareo mientras que realizar actividades que requieran una especial atención a un objeto cercano contribuye a que pueda aparecer (leer, jugar con la consola, utilizar un ordenador…).
¿Qué recomendamos? Hay varios juegos para centrar la atención de los más pequeños hacia fuera del coche como jugar al veo veo con elementos del paisaje, cantar, observar los colores de los coches…

LAS PARADAS:
Las posibilidades de mareo aumentarán en los viajes largos por lo que las paradas en estos casos se convierten casi en obligatorias. Cada dos horas sería nuestra recomendación así el niño pude salir un rato del coche, airearse y estirar las piernas.

LA FORMA DE CONDUCIR:
Los acelerones y frenazos bruscos favorecen la aparición del mareo. Lo mejor es llevar una conducción suave y tranquila. Si nos encontramos en medio de un atasco o tenemos que ir en caravana con nuestro niño despierto, lo ideal, sería buscar un lugar donde parar y descansar hasta que le venza el sueño o hasta que mejore la circulación ya que en estos casos la posibilidad de marearse también aumentaría.

EL HORARIO:
Durante el sueño no puede aparecer el mareo por lo que si animamos a nuestros niños a que hagan una siesta evitaremos que puedan pasar este mal rato. Otra opción sería organizar viajes de noche o madrugada así evitaremos los atascos en las horas puntas y los niños podrán ir dormidos.

LA VENTILACIÓN:
Como hemos comentado en anterioridad, un primer síntoma del mareo es la molestia por los olores. Es recomendable que el coche esté bien ventilado, así como evitar olores fuertes como, por ejemplo, el del tabaco, el de la gasolina (repostando el día antes al trayecto) o ambientadores.

Lea las instrucciones

de este medicamento

y consulte al farmacéutico